Raúl Ames (76 años)- Cardiólogo

Abril 03, 2017 · Hombres, Pensionistas

Raúl es cardiólogo desde hace 47 años. Desde muy joven supo que su camino era la medicina porque sentía una gran vocación de servicio hacia las personas. Sus padres – que eran profesores en Puno y no tenían muchos recursos – siempre lo impulsaron a seguir estudiando, pero no podían ayudarlo a pagar toda su carrera en la Universidad de San Agustín de Arequipa. Por ello, Raúl decidió viajar a Argentina, país donde vivían sus tíos y la educación era gratuita. Ahí continuó sus estudios, y trabajó para mantenerse hasta que terminó su carrera en 1970. Al volver a Perú, encontrar un empleo como médico luego de haber estado tanto tiempo fuera no fue fácil. Por tal motivo, durante un periodo trabajó de manera independiente e intermitente en el Hospital del Niño; hasta que finalmente ingresó al Seguro Social Peruano (ESSALUD), lugar en el que laboró hasta el 2003, fecha en la que se jubiló luego de 32 años de servicio. No obstante, ello no supuso su retiro del mundo laboral; al contrario, Raúl ahora tiene dos trabajos diferentes.

El año en que se jubiló de ESSALUD (2003), decidió afiliarse a la clínica Medavan. Por las mañanas atiende en su consultorio privado, y en las tardes a pacientes ambulatorios que ingresan por Emergencias o necesitan ser operados. Asimismo, luego de 2 años, en el 2005, Raúl se integra a una asociación de la Policía Nacional del Perú que brinda servicios sociales para los oficiales y sus familias (AMHOLE) para realizar talleres de rehabilitación cardiológica; ahora es una de las actividades laborales que disfruta mucho. Ser un trabajador mayor de 60 años implica algunos desafíos para Raúl, como el tener que continuar actualizando sus conocimientos para mantenerse al día con los últimos avances científicos. Sin embargo, también ha traído cambios positivos en su rutina de trabajo; por ejemplo, ahora tiene un horario no tan demandante y más flexible a comparación de cuando era médico de ESSALUD. Esta nueva situación le da libertad y tiempo para dedicarse a otras actividades que le gustan como investigar, pasar las tardes en su casa de Magdalena con sus nietos, su pareja, o leer sobre otras materias como astronomía, antropología e historia.  

Aunque hay muchas actividades que Raúl ama hacer, no le gustaría retirarse del trabajo aún; sólo por razones de salud dejaría de desempeñar sus labores. Así, nos confiesa: "no me fijo que tengo 75 años"; y es que, aunque con el tiempo él ha cambiado, tiene las capacidades necesarias para seguir trabajando con gran vitalidad. Algunas de sus motivaciones para continuar ejerciendo son su vocación por mejorar la calidad de vida de las personas, su pasión por el conocimiento y lo mucho que disfruta tener un trato cercano con sus pacientes. De este modo, el Dr. Ames nos da una receta que él mismo sigue para conservar la salud física y mental durante la vejez, esta es seguir teniendo proyectos que lo satisfagan y lo mantengan haciendo cosas productivas.

Leave a Comment!

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *