El proyecto

“Curriculum Vitae” es un proyecto que busca ampliar nuestro conocimiento sobre un tema poco explorado e invisibilizado: el trabajo que realizan las personas adultas mayores. Suele pensarse que cuando uno envejece se convierte en alguien no productivo o dependiente pero la realidad de los países latinoamericanos nos demuestra lo contrario. La mayoría de los peruanos mayores de 60 años desempeñan labores remuneradas (54%) y contribuyen a mejorar su economía y la de sus familias. Por ello, el 64.6% de los hombres y 35.4% de las mujeres mayores de 60 años limeñas son consideradas jefes o jefas de hogar.

Anteriores estudios han analizado el trabajo de las personas adultas mayores en el país y han tratado este tema como una consecuencia de la baja cobertura de los sistemas de pensiones y como estrategia de supervivencia en contextos de precariedad o pobreza. Este proyecto no es ajeno a estas problemáticas pero nos invita a analizar otros aspectos del trabajo durante la vejez. Quisimos conocer sobre sus particularidades a través de la exploración de las distintas historias laborales, rutinas de trabajo actuales y motivaciones para trabajar de un grupo de hombres y mujeres mayores de 60 años que actualmente ejercen distintos oficios y en muy distintos contextos de la ciudad de Lima Metropolitana. 


¿Cómo trabajamos?

Esta investigación comenzó a inicios del año 2016. Nos planteamos trabajar con un grupo pequeño de personas mayores de 60 años que ejerzan diversas actividades remuneradas en la ciudad de Lima. Decidimos que era fundamental tener distintos puntos de vista por lo que planificamos trabajar tanto con hombres como con mujeres, así como también con quienes son parte de un sistema de pensiones como con quienes quedaron fuera de él. A lo largo de varios meses, comenzamos a contactar a las personas que podrás ver más adelante en nuestra página, les explicamos sobre el proyecto, a ellos les entusiasmó la idea de colaborar con nosotros y contarles sus historias, así accedieron a participar de manera voluntaria. 

Recogimos sus historias a través de entrevistas grabadas y también realizamos sesiones fotográficas para retratar su forma de trabajo cotidiana. Buscamos que ambas formas de registro dialoguen y se nutran mutuamente. Posteriormente, las antropólogas analizamos los datos que encontramos en las entrevistas y los fotógrafos seleccionaron las fotografías y las editaron para poder exponerles lo que hallamos. Este proyecto es de carácter exploratorio por lo que no buscó ser representativo de toda la población envejecida de nuestra ciudad sino más bien invitar a reflexionar acerca de la vinculación entre el trabajo y la vejez desde las distintas experiencias de las personas retratadas, así como motivar nuevas investigaciones que visibilicen y profundicen el tema.